Ideas para el futuro del periodismo local

7 de junio de 2022

Las noticias locales pueden ser un servicio esencial que brinde información diaria y ayude a las personas a enfrentar sus desafíos y alcanzar sus metas. Así lo creen los periodistas de Outlier Media, una organización de periodismo de servicio con sede en Detroit.

En un artículo publicado en el sitio web del laboratorio de periodismo de la Universidad de Harvard, Sarah Alvarez, reportera principal y fundadora de Outlier Media, comparte una serie de ideas para lograr que las noticias locales sean un servicio esencial que satisfaga las necesidades de información esencial de las audiencias locales. “Creemos que para que las noticias locales tengan futuro, deben estar diseñadas para las personas cuando realmente necesitan información antes de que estén diseñadas para las personas cuando solo tienen curiosidad”, sostiene Alvarez.

La periodista comparte sus recomendaciones basadas en cinco años de trabajo experimentando con proyectos desde los que han intentado crear un valioso servicio de noticias e información. Para ella, los medios locales tradicionales, junto con muchas organizaciones de noticias más nuevas, no se han cuestionado suficientemente si las personas necesitan su periodismo o lo que necesitan realmente es información esencial para su vida cotidiana. 

“La desigualdad de ingresos marca claramente los patrones de consumo de información. Las personas con menos dinero tienen menos tiempo para enfrentar más desafíos”, dice. Su lógica es sencilla: el grupo de personas para quienes el periodismo es más importante que la información es relativamente pequeño. A medida que crece la desigualdad de ingresos, ese grupo se reduce. Así, el grupo de personas que necesita información para enfrentar su vida cotidiana es grande. “Y seguirá creciendo al mismo ritmo que el empeoramiento de la desigualdad”, afirma Alvarez.

En ese sentido, la vida cívica saludable depende de que el periodismo se adapte para atender primero las necesidades de información.

 

Una necesidad 

Alvarez expone un ejemplo para apoyar su idea de que para que las noticias locales tengan futuro, deben construirse para las personas cuando realmente necesitan información.

Después de una fuerte tormenta en Texas, el Texas Tribune decidió activar un servicio de noticias vía mensajes de texto para poder mantener informados a los habitantes que estaban sufriendo los cortes de luz causados por el desastre. El periódico enviaba información general a través de mensajes de texto automáticos, pero también enviaba preguntas para saber qué información específica necesitaba la gente. Los habitantes de Texas quedaron agradecidos por el esfuerzo de los periodistas y aplaudieron la rapidez de pensamiento de la sala de redacción.

Para la fundadora de The Outlier, esta medida implementada por el Texas Tribune va en contra de una tendencia en las noticias locales, particularmente en los primeros medios digitales, que están menos enfocados en servir verdaderamente a una amplia franja del público en general. Las personas que pueden depender o preferir una tecnología como los SMS están particularmente infravaloradas como audiencia de noticias porque esa preferencia puede indicar que tienen poco tiempo o dinero disponibles. 

La periodista señala que el impulso por la sostenibilidad en las noticias locales aleja a los medios de ofrecer valor a una audiencia general. “Esto ha empujado a muchas organizaciones de noticias locales a concentrarse en construir una banda leal de suscriptores o miembros confiables en lugar de un apoyo de base amplia”, dice.

 

La oportunidad

Las noticias locales pueden ser un servicio esencial incluso si no son un negocio tan rentable. Si están diseñadas para proporcionar información valiosa, verificada y accesible que las personas necesitan para enfrentar sus desafíos diarios y lograr sus objetivos, las noticias locales pueden asegurar su futuro. 

Sarah Alavarez cuenta que The Outlier fue creado para identificar y llenar vacíos de información. Se creó para satisfacer las necesidades de información de los consumidores de noticias de bajos ingresos. “Nos enfocamos solo en llenar los vacíos de información y en la rendición de cuentas. Este enfoque y nuestras colaboraciones nos permiten tener un impacto como un pequeño equipo”, cuenta.

La organización tiene un sistema basado en mensajes de texto fácil de usar en los tres idiomas más predominantes en la ciudad de Detroit. Las personas pueden acceder a información sobre sus preocupaciones más apremiantes, incluidos los desalojos, el desempleo y las vacunas contra el Covid. “Un reportero siempre está monitoreando este feed y poniéndose en contacto con las personas que necesitan seguimiento. Utilizamos nuestro sistema de SMS como motor para nuestros informes de rendición de cuentas. Cuando vemos preguntas de rendición de cuentas generalizadas que causan daños graves o se deben específicamente a la inacción o las condiciones locales, informamos y publicamos con una larga lista de colaboradores locales”, explica la periodista.

Además, trabajan con una comunidad activa de residentes comprometidos que monitorean reuniones del concejo y envían información que alimenta sus informes.

Al igual que The Outlier, hay otros proyectos que tienen un espíritu similar. Por ejemplo, Flint Beat cubre la actualidad en Flint, Michigan. El City Bureau está capacitando a futuros reporteros en Chicago y ofrece su programa Documenters para entrenar periodistas locales en Detroit, Cleveland y Akron, Ohio. Y en la ciudad de Nueva York, está Documented que busca satisfacer las necesidades de información de los inmigrantes, un mercado de alrededor de tres millones de personas.

 

Las claves del modelo

  • Crear datos: Esto incluye la recopilación de datos de base amplia y la verificación de noticias de última hora. En las redes sociales hay mucha información, pero aún es necesario que exista un registro verificado, preciso y accesible de lo que está ocurriendo en una comunidad. Algunas organizaciones son lo suficientemente grandes como para servir realmente como anclas locales, como Flint Beat en Michigan.

 

  • Chequear información: Esto no es solo rectificar errores. La corrección de información también es una defensa contra la desinformación. Es comprender que las noticias locales son solo un jugador en un ecosistema de información. Un ejemplo tanto de creación como de corrección de registros fue The Covid Tracking Project, lanzado por The Atlantic pero dirigido por voluntarios, que comenzó cuando el gobierno de Donald Trump estaba impulsando información errónea y minimizando la gravedad de la pandemia.

 

  • Llenar vacíos de información: lo que Outlier hace en Detroit todos los días es llenar los vacíos de información. Otros ejemplos son Documented, News414 en Milwaukee e inewsource en San Diego.

 

  • Investigar: la rendición de cuentas es esencial pero costosa. MLK50 es una potencia de investigación local, apoyada en parte por ProPublica. También hay colaboraciones a nivel estatal como el Centro de Periodismo Investigativo en Puerto Rico.

 

  • Cambiar la narrativa: el cambio narrativo implica la corrección de información con un enfoque más amplio. Ayuda a las personas a contextualizar la información nueva y las condiciones actuales al comprender que las narrativas dominantes del pasado no siempre son precisas. El estándar de oro de este trabajo es el Proyecto 1619 de Nikole Hannah-Jones, que pone “las consecuencias de la esclavitud y las contribuciones de los afroamericanos en el centro mismo de los Estados Unidos”.

 

  • Conectarse con la comunidad: generar conexión con la comunidad es parte del trabajo de muchos tipos de organizaciones comunitarias. Aún así, las organizaciones de medios también pueden satisfacer esta necesidad esencial reuniendo a grupos que de otro modo estarían polarizados. Los medios públicos pueden ser particularmente efectivos para crear estas conexiones a nivel local, al igual que organizaciones más pequeñas como Spaceship Media.

 

Una reflexión final 

Los recursos siempre pueden ser escasos en las noticias locales. “En nuestra experiencia, decidir dónde gastar esos recursos debe ser un equilibrio entre contribuir a un ecosistema de información saludable y proporcionar recursos que los periodistas estén capacitados y dispuestos a proporcionar: hacer un registro, corregir ese registro, llenar los vacíos de información, crear responsabilidad, cambiar la narrativa. y conectando a la comunidad”, dice Alvarez. 

Para la periodista, sus motivaciones están claras: “nuestras comunidades merecen información valiosa, verificada y relevante que puedan usar para enfrentar sus desafíos y lograr sus objetivos. También creemos que las comunidades valorarán más el periodismo local si primero demostramos su valor. Demostrar valor es mucho más fácil de hacer cuando las noticias locales se construyen para crear valor en el camino”.