Menos radioescuchas, más consumidores de podcasts

25 de agosto de 2020

El coronavirus ha presentado múltiples situaciones contradictorias en la industria de los medios, y la red nacional de emisoras públicas de Estados Unidos (NPR, por sus siglas en inglés) no ha sido la excepción. Mientras que su audiencia en la radio cayó significativamente -un 22%-, un número récord de personas está consumiendo su contenido en prácticamente todas las demás plataformas.

Un artículo publicado por el Nieman Lab, el laboratorio de periodismo de la Universidad de Harvard, analiza las causas y consecuencias de la curiosa situación que atraviesa NPR. El texto escrito por Sarah Scire destaca que este año, por primera vez, NPR ganará más dinero por las suscripciones en podcasts que en sus programas de radio.

La razón de la disminución en el número de radioescuchas es sencilla. La mitad de la audiencia de la radio AM o FM en los Estados Unidos llega a través de los automóviles, pero debido al aislamiento social y la cuarentena se ha reducido el número de conductores en las calles.

“Las personas que escuchaban programas de NPR en la radio en casa antes de la pandemia, en general, todavía lo hacen”, informó el corresponsal de medios de NPR, David Folkenflik, el 15 de julio en una nota publicada en el sitio web de la organización. “Pero muchos de los que escuchaban en sus viajes diarios no nos han sintonizado desde casa . Y eso amenaza con alterar el terreno para NPR en los próximos años”, afirmó.


Cifras positivas

A pesar de la disminución de oyentes en la radio, el panorama está lejos de ser desalentador. La audiencia general de NPR ha subido un 10% desde el año pasado, es decir 57 millones de personas escuchan, miran o leen contenido de la red cada semana a través de su sitio web, las diferentes aplicaciones de podcasts, las transmisiones en vivo y los altavoces inteligentes (como Alexa, el asistente virtual desarrollado por Amazon). Este aumento se refleja en todas las plataformas al comparar las cifras de la primavera de 2020 con el mismo periodo del año pasado:

– Los visitantes únicos semanales a NPR.org aumentaron 94%

-Las transmisiones de altavoces inteligentes y el audio a demanda aumentaron 29%

-Los oyentes de transmisiones en vivo aumentaron 39%

-El uso de la aplicación NPR creció 22%

-El uso de la aplicación NPR One aumentó 19%

-El tráfico de NPR Music, a través de YouTube, aumentó 90%

Sin embargo, las buenas cifras de audiencias no quieren decir que la organización no se haya visto afectada por la crisis económica. NPR, que evitó hacer despidos mediante la implementación de recortes salariales y licencias durante el verano, proyectó entre $12 y $15 millones de dólares en pérdidas de ingresos publicitarios relacionados con el coronavirus. Además, sigue compitiendo con los medios de comunicación con fines de lucro por un monto cada vez menor de dólares publicitarios.

Hoy en día NPR se financia, principalmente, a través de las suscripciones, las membresías de las emisoras que hacen parte de la red, fondos gubernamentales y donaciones.


Nuevos hábitos y nuevas audiencias

Desde NPR tienen claro que la pandemia simplemente impulsó un cambio de hábitos que se observaba desde hace varios años entre sus oyentes. Ya habían visto estudios que mostraban que las generaciones más jóvenes usan mucho más el internet y sus celulares, y no las radios, para escuchar contenidos.

“Era tan claro que los comportamientos de las personas estaban cambiando”, le dijo Tamar Charney, quien lidera la estrategia digital de NPR, al Nieman Lab. “Si mirábamos las tendencias demográficas [notabas que] los jóvenes no escuchaban la radio como las personas mayores».

Actualmente tienen claro que los nuevos hábitos han llegado para quedarse, y no solo entre los jóvenes. Según Lori Kaplan, director senior de estadísticas de audiencia de NPR, la audiencia de la radio pública incluye un alto porcentaje de trabajadores que pueden quedarse en sus casas durante el aislamiento o la cuarentena por coronavirus, y estas personas están dispuestas a continuar trabajando de forma remota incluso después de la pandemia. “Estamos experimentando un cambio radical”, dijo Kaplan. “No volveremos a los mismos niveles de escucha que hemos experimentado en el pasado en la transmisión”.

Hoy, NPR está concentrada en llegar a una audiencia más joven y diversa en las plataformas en las que ya están, ya sea poniendo podcasts en Spotify, música en YouTube o explicadores de noticias en TikTok.

“Tenemos un excelente contenido de periodismo y se trata de hacer llegar a las personas a las que queremos servir en los dispositivos en los que se encuentran”, afirmó Charney.

Maria Godoy, editora y corresponsal senior de ciencia y salud, dirige un segmento que ha ido creciendo y se ha publicado en distintos programas dirigidos a audiencias diversas. Su segmento, titulado “News you can use” (o “Noticias que usted podría utilizar”), incluso se ha convertido en un video compartido en Facebook, Instagram y YouTube.

Desde abril, la historia de Godoy sobre cómo hacer compras de manera segura ha sido reproducida 3,9 millones de veces en NPR.org, 2,74 millones de veces en Apple News, 446.000 veces en Instagram y 77.000 veces en YouTube, según reporta el laboratorio de Harvard. El episodio del podcast se descargó 176.000 veces y atrajo 600.000 interacciones (me gusta, comentarios, acciones, entre otros) en Facebook. “Lo grabé una vez y pude usarlo y publicarlo de todas estas formas diferentes. Eso se sintió realmente bien”, le dijo Godoy a Scire. “Pudimos llegar a nuevas personas que quizás no entran a NPR.org o no sintonizan la radio”.