Replantear la forma en que consumimos noticias

17 de abril de 2019

Los teléfonos inteligentes, las redes sociales y los servicios de transmisión de datos, han llevado al ser humano a desarrollar patrones compulsivos y dañinos de consumo de noticias. Eso asegura Michael Luo, periodista y editor de la revista estadounidense The New Yorker, quien en su reciente artículo La búsqueda urgente de noticias más lentas y mejores, dice que la exposición constante a las noticias por internet nos ha hecho perder el control de nuestra atención, tiempo y vida.

Luo cita el nuevo libro de Cal Newport, un profesor de ciencias informáticas de la Universidad de Georgetown, Minimalismo digital: Elegir una vida enfocada en un mundo ruidoso, en el que el autor comprueba que las propiedades adictivas de los dispositivos tecnológicos no son accidentales, sino más bien producto de una estrategia intencionada por parte de las compañías de tecnología para que las personas regresen una y otra vez a estos dispositivos.

El mismo Tim Cook, Director Ejecutivo de Apple, en una entrevista en televisión le contó a Laurie Segall, de CNN, que luego de monitorear sus hábitos de consumo de información, redujo el tiempo y el número de notificaciones que recibe pues, dijo, “cuando comencé a ver los datos, descubrí que pasaba mucho más tiempo del que debía».

Y es que el problema no es solo la cantidad de tiempo que la gente dura conectada a sus dispositivos tecnológicos. En su libro, Newport asegura que las personas deben replantearse la forma en que consumen las noticias pues la información que reciben es incompleta, redundante y, a menudo, discordante, lo que contradice el objetivo de mantenerse informadas.

Para Luo, son los medios de información y las audiencias parcialmente culpables de este fenómeno. Algunos medios han acudido a los titulares engañosos, han incurrido en errores por cuenta de la inmediatez del internet y suelen sacar notas cada vez más homogéneos a medida que todos persiguen las mismas noticias. Cualquier contenido que pueda generar clics en Facebook o Google es una oportunidad de audiencia con el potencial de lograr ingresos.

Y es que según Pablo Boczkowski, profesor de estudios de comunicación de la Universidad Northwestern, los ciudadanos ya no se informan como antes. Dice que las personas no entran a internet buscando las noticias; las encuentran, de forma incidental, en las redes sociales. Es posible que accedan a sus teléfonos o computadoras para buscar actualizaciones o mensajes de sus amigos y, a lo largo del camino, encuentren una publicación de un sitio de noticias. Pocas personas se sientan en la mañana a leer la prensa o a ver las noticias en la televisión por la noche. Supone, entonces, que las personas ahora tienen conocimiento de diferentes temas noticiosos, pero con menos profundidad y comprensión de los mismos.

Por eso, asegura Luo, el desafío para todas las organizaciones de medios, no es ignorar las presiones de velocidad y volumen creadas por la era digital, pero se pueden resistir. Dice que los medios deben preguntarse si la cobertura de un tema realmente logra que los lectores estén mejor informados y considerar dejar de lado ciertas historias que son tendencia. Puede hacer más, en general, para involucrarse con las historias más complejas y oponerse a las presiones tecnológicas que están dando forma al periodismo actual. Los lectores por su lado, deben poder encontrar y escoger ese periodismo capaz.

Up

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones y Políticas de Tratamiento de la Información de AMI, Asociación Colombiana de Medios de Información. Todos los Derechos Reservados D.R.A. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved 2017.

Calle 61 No. 5-20, Bogotá, D.C., Colombia, PBX (57-1) 345 8011