Tecnología y automatización: el futuro de la verificación de la información

4 de octubre de 2022

La verificación de información toma tiempo. Es decir, revisar horas de transmisiones para identificar frases a chequear, cotejar la información con los datos disponibles y entrevistar a expertos para entender los hechos es un trabajo arduo. Casi imposible de automatizar. 

Pero el equipo de la organización basada en Londres Full Fact está empeñado en encontrar una manera de hacer este proceso de manera automática. Los periodistas han experimentado con distintas tecnologías desde 2013 con el fin de encontrar una manera de chequear información de manera automática en vivo. Así lo reseñó el periodista Seth Smalley en un artículo publicado en el sitio web del Poynter Institute. 

Según el Poynter Institute, el medio de información está utilizando una versión inicial de tres herramientas automatizadas que funcionan en conjunto para detectar y categorizar afirmaciones hechas por políticos y líderes de opinión en tiempo real, y luego compararlas con otros casos de verificación de información antiguos. Las herramientas incluso rastrean cifras que podrían ser relevantes para los periodistas que están trabajando en verificar estas afirmaciones con el fin de agilizar su trabajo. 

Si bien la herramienta es privada por ahora, Full Fact ya está trabajando con otras organizaciones que se dedican a la verificación de datos para promover su uso en otros idiomas, países y culturas. “Nuestra intención es llevar estas herramientas a tantos usuarios como sea posible, y especialmente a los usuarios de idiomas que han sido históricamente desatendidos por la verificación de información automatizada por las dificultades asociadas con las herramientas multilingües”, le dijo Kate Wilkinson, gerente senior de producto de Full Fact, al Poynter Institute.

Las herramientas

La primera herramienta desarrollada por Full Fact se encarga de detectar afirmaciones falsas. Con esta tecnología, los usuarios seleccionan un canal y pueden ver una transcripción en vivo de lo que sea que se está transmitiendo. Cuando aparece una oración que contiene una afirmación verificable, la herramienta la reconoce y la etiqueta como perteneciente a una o varias categorías: de cantidad, de apoyo, de reglas, de correlación, de predicciones, de votación o de opinión personal (alguien que hace o cree algo).

“El problema que estamos tratando de resolver es que queremos que sea lo más fácil posible para los verificadores de información identificar cuáles son las frases a verificar más importantes de cada día”, le dijo Wilkinson al periodista.

La segunda herramienta intenta aumentar el alcance de las verificaciones de información ya existentes. Esta herramienta cruza las referencias de las afirmaciones identificadas por la herramienta anterior con verificaciones de información ya publicadas por Full Fact. De esta manera, evita que el equipo haga doble trabajo y mantiene el contenido ya publicado en circulación. 

“Cualquiera que trabaje en la verificación de información sabe que chequear un caso puede demorar 15 minutos o dos semanas, según lo fácil que sea encontrar los datos que se están verificando”, explicó Wilkinson. “Una vez que se ha invertido todo ese tiempo y esfuerzo, el resultado es una verificación de hechos. Y desafortunadamente, publicar una verificación de hechos una sola vez no acaba con una declaración falsa”.

Para aclarar este concepto, Wilkinson comparó las declaraciones falsas con la maleza que crece en un jardín. “Si usted sale a su jardín y arranca la maleza, es posible que esta vuelva a crecer”, dijo. “En el momento en que aparece la siguiente, debe sacarla una y otra vez hasta que, lentamente y con el paso del tiempo, la maleza pare de crecer”.

La tercera herramienta, llamada stats-checker, permite a los verificadores de datos cruzar  en vivo y rápidamente afirmaciones que contienen estadísticas con datos oficiales disponibles. Sin embargo, por ahora, esta herramienta se limita a relacionar estadísticas sobre inflación y desempleo.

“Sabemos que hay ciertos temas de debate, específicamente en torno a las estadísticas, en los que podríamos reducir drásticamente la cantidad de tiempo que lleva verificar una afirmación”, afirmó Wilkinson.

“Si usa nuestras herramientas para revisar la veracidad de las declaraciones realizadas durante un evento en vivo, puede identificar todas las declaraciones que podrían revisarse, enterarse si alguna de esas frases ya ha sido verificada antes y ha sido identificada como falsa. Además, si entre las frases hay alguna que contiene alguna estadística relacionada con el desempleo o la inflación, el sistema puede decirle si esa afirmación es correcta o incorrecta”, explicó la ejecutiva. 

El futuro

Según el artículo del Poynter Institute, en los últimos años, y gracias al apoyo financiero de Google, Full Fact ha investigado el potencial de la inteligencia artificial para ayudar a combatir la desinformación. La organización basada en Londres está trabajando para escalar sus herramientas con el fin de que estas lleguen a ser utilizadas en distintos idiomas a lo largo del todo el mundo.

“Muchas de las herramientas que se han creado han sido desarrolladas teniendo en cuenta un contexto, un entorno social o una cultura”, dijo Wilkinson. “Pero lo que estamos tratando de lograr en este proyecto es servir a una audiencia global”.

En ese sentido, Wilkinson reveló que las herramientas pronto estarán disponibles para las organizaciones que se dediquen a la verificación de hechos en todo el mundo. La tecnología actualmente está siendo probada con información de la oficina de regulación estadística en el Reino Unido que recibe alertas cuando las estadísticas oficiales están siendo mal utilizadas. 

Los medios de verificación de información Chequeado, de Argentina, y Africa Check, con sede en Sudáfrica, están implementando versiones similares de la misma tecnología.