El «boom» del periodismo de servicio

29 de septiembre de 2020

Consejos para negociar con su arrendador, cómo evitar las distracciones para concentrarse en una tarea, y una lista de recomendaciones de películas para ver en Netflix durante el fin de semana. Este es el estilo de artículos que The New York Times publica en su sección Smarter Living, un segmento dedicado a brindar consejos prácticos e información útil para hacerles más fácil la vida a sus lectores. Desde el inicio de la pandemia, este tipo de periodismo —conocido como “periodismo de servicio”— ha cobrado más fuerza pues ofrece respuestas en un momento en que los consumidores buscan orientación sobre todo, desde finanzas hasta salud mental.

Como destaca un artículo escrito por Rachel del Valle y publicado en el Nieman Lab a inicios de septiembre, hoy en día el periodismo de servicio no solo busca que las audiencias aprendan sobre temas específicos sino que les ayuda a desarrollar nuevas habilidades. “Hoy en día, los consumidores anhelan la claridad que puede proporcionar un artículo de instrucciones bien informado o una revisión completa del producto”, afirma la autora del artículo. “El periodismo de servicio moderno trata de ayudar a las personas a vivir mejor”, agrega. 

Este formato de historias era muy popular en revistas de estilo de vida que han desaparecido. Sin embargo, desde hace varios meses ha ido ganando terreno dentro de los medios de información digitales. A pesar de que antes se diferenciaba del resto del contenido noticioso, en la actualidad es un tipo de contenido con una alta demanda. Además, en tiempos en los que los periodistas no pueden salir a las calles a buscar información, este tipo de periodismo tiene una ventaja: es relativamente fácil de hacer de forma remota. 

Un ejemplo del éxito de este formato es precisamente Smarter Living del New York Times, una sección que en sus inicios únicamente estaba disponible online y que después de cuatro años pasó a convertirse en una colección de consejos y trucos concretos con presencia  en todo el periódico impreso. La importancia del proyecto dentro del Times se ve reflejada en su más reciente campaña publicitaria que resalta su amplia cobertura de servicio, diseñada para “ayudar a los lectores a adaptarse a las nuevas demandas de la vida diaria”.

“Cuando comenzamos Smarter Living, uno de nuestros grandes objetivos a largo plazo era cambiar el comportamiento de la sala de redacción y llegar al punto en que los equipos realmente pensaran lo que significa el servicio para su sección”, le dijo Tim Herrera, editor de Smarter Living, al Nieman Lab. “Cuatro años después, cada sección ha incorporado su versión de servicio en sus áreas principales”, recalcó.

Al igual que el NYT, otros medios le han apostado al periodismo de servicio en esta época. A fines de marzo, Vox lanzó “Eater at Home”, un proyecto que se aparta del estilo de análisis y noticias de la industria alimentaria para ofrecer consejos de cocina. The New Yorker tiene una sección en línea llamada “Qué leer, ver, cocinar y escuchar bajo la cuarentena de coronavirus” en la que presenta selecciones de Netflix junto a voces expertos, como una entrevista con un psicólogo clínico sobre “Apoyar el desarrollo de los niños durante la pandemia”.

Por su parte, Christine Cyr Clisset, editora adjunta de Wirecutter, le contó al laboratorio de periodismo de Harvard que cuando el pánico inicial comenzó a convertirse en una nueva normalidad, su equipo vio un aumento en el interés de su audiencia en el contenido relacionado en cómo trabajar y ejercitarse en casa. Así fue como decidieron publicar historias como “8 alternativas baratas a los costosos equipos de oficina en casa (y probablemente ya los posea)” y “Cómo hacer sus propias mancuernas, pesas y más para hacer ejercicio en casa”.

Algo parecido sucedió con el podcast de NPR Like Kit. Meghan Keane, productora principal, relató que desde marzo, el equipo ha experimentado con nuevos formatos, incorporando más entrevistas centradas en las noticias de la actualidad, y se ha concentrado en ofrecer contenido útil a personas que necesitan consejos frente a situaciones específicas.

Esta última es una de las posibilidades que brinda el mundo digital. El periodismo de servicio, y las historias en general, no tiene que estar dirigido a una audiencia amplia. En internet, siempre habrá un usuario en busca de respuestas a temas específicos —o consejos prácticos— que puede toparse con el contenido producido por los medios de información.