“El periodismo necesita ayuda para sobrevivir al coronavirus”

15 de diciembre de 2020

El 2020 ha estado marcado, especialmente, por momentos agridulces. Y el mundo de los medios de información no ha sido la excepción. Un artículo publicado recientemente por la revista Vanity Fair señala cómo, en medio de las cifras positivas de suscripciones a grandes medios como The New York Times y The Economist, se conoció la noticia del cierre de dos publicaciones notables e influyentes.

El artículo escrito por el corresponsal de medios de la revista, Joe Pompeo, llama la atención frente al cierre de dos importantes medios para poner en evidencia la crisis en la industria de los medios de información. Pompeo se refiere a Quartz, un sitio de noticias en inglés centrado en los negocios internacionales, que fue considerado el futuro de los medios, y estaba centrado en los dispositivos móviles. Desde sus inicios hace 8 años, Quartz se había convertido en el faro de los millennials del periodismo empresarial global. También habla de California Sunday Magazine, una revista impresa que fue catalogada como una historia de éxito después de su lanzamiento en 2014. La revista rápidamente se convirtió en una lectura obligada para la audiencia más exclusiva de la Costa Oeste de EEUU y resultó ganadora del Premio Nacional de Revistas.

Ambas publicaciones, que parecían ser muy exitosas y estar creciendo de manera acelerada hasta hace muy poco tiempo, llegaron a su fin este año en medio de la pandemia de coronavirus. 

Quartz fue puesto en venta en octubre, tan solo dos años después de que la firma de medios japonesa Uzabase lo comprara por 86 millones de dólares a Atlantic Media. Durante la primera mitad de 2020 los ingresos de Quartz se desplomaron de US $11.6 millones a US $ 5 millones. El sitio estaba en medio de un cambio de un modelo de negocios basado en la publicidad a uno basado en las suscripciones, sin embargo, ya había anunciado fuertes recortes de personal al inicio de la pandemia de coronavirus. 

Por su parte, la publicación de California Sunday fue suspendida por completo y su personal fue despedido. Emerson Collective, la organización de inversión filantrópica de la multimillonaria Laurene Powell Jobs retiró el apoyo que le brindaba a la entidad matriz de la revista, Pop-Up Magazine Productions.

El texto de Vanity Fair llama la atención sobre el hecho de que ambos medios constituían ofertas premium en las que participaban “escritores y editores inteligentes conocidos por producir periodismo de alta calidad que disfrutan lectores igualmente inteligentes”. Al mismo tiempo, parecían haber creado modelos de negocio razonablemente sostenibles y eran financiados por benefactores aparentemente bien intencionados.

Por estas razones, señala Pompeo, varios periodistas salieron a expresar su preocupación luego  de que las noticias de los cierres salieron a la luz. “Es absolutamente inconcebible que Emerson Collective, dirigido por una mujer con un valor de US $ 19 mil millones, los deje caer junto con la igualmente maravillosa Pop-Up Magazine durante una pandemia. El periodismo necesita ayuda para sobrevivir a esto; las ganancias a corto plazo no pueden ser el único factor”, tuiteó la editora de la revista Wired, Megan Greenwell. “Hoy dos historias sombrías de inversionistas con grandes bolsillos que se alejan de las noticias”, publicó, por su parte, el periodista de negocios Tom Gara refiriéndose a California Sunday y Quartz.

Sin duda, las razones detrás de los cierres de los medios envían un mensaje preocupante para el ecosistema de medios de información en EEUU y el resto del mundo. “A pesar de los puntos brillantes, a medida que nos adentramos en la puesta de sol de este año horrible y desgarrador no se sorprenda si ve esto ocurrir una vez más”, afirma Joe Pompeo al cierre de su artículo.