Redes sociales: las estrictas normas de la BBC

15 de febrero de 2021

¿Deberían los periodistas que trabajan en medios de información expresar sus posiciones políticas en redes sociales? Para los directivos de la BBC la respuesta es sencilla: no.

Desde finales del año pasado la Corporación Británica de Radiodifusión implementó una normativa para regular el comportamiento de sus empleados en redes. Estas reglas no solo establecen límites expresos a las posiciones personales de los trabajadores en torno a temas controvertidos, sino que también prohíbe las críticas públicas entre sus compañeros.

La normativa interna —promovida por el nuevo Director General de la corporación, Tim Davie— aplica para todas las cuentas de los empleados de la radiotelevisión pública británica, independientemente de si son o no catalogadas como “cuentas personales”. La empresa los considera todos como espacios de la BBC. “Toda la actividad de la BBC en las redes sociales, ya sea para uso ‘oficial’ de la BBC o para uso personal por parte del personal de la BBC, está sujeta a las directrices editoriales y la supervisión editorial de la misma manera que el contenido en nuestra plataforma”, establece el texto disponible en su página web titulado ‘Orientaciones para redes sociales’.

La empresa justifica su normativa aludiendo la protección de uno de los valores centrales de su línea editorial: la imparcialidad. En ese sentido, considera que todos sus empleados deben “tener especial cuidado en mantener su imparcialidad en las redes sociales, tanto en sus actividades profesionales como personales”.

De acuerdo con el sitio web de noticias de marketing y medios Dircomfidencial, Davie aseguró ante el comité de Digital, Cultura, Medios y Deporte de la Cámara de los Comunes del Reino Unido que habrá sanciones relevantes para los trabajadores que no cumplan con el código interno de conducta. “Seremos capaces de sacar a la gente de Twitter. Sé que la gente quiere ver acciones duras en esto”, advirtió en ese entonces el Director General de la BBC. Además, dijo que no descartaba despedir a quienes incumplieran las nuevas normativas.

Davie ha demostrado gran interés en restaurar la imagen de imparcialidad de la Corporación Británica de Radiodifusión desde su llegada al cargo en septiembre de 2020. Aún están pendientes de conocerse los resultados de una investigación independiente encargada por la BBC sobre cómo la corporación mantiene su compromiso de imparcialidad en redes sociales. Según Dircomfidencial esto quedó claro desde el inicio cuando en una alocución ante los trabajadores de la sede de Cardiff, afirmó que “si quieren ser columnistas sesgados o activistas partisanos en redes sociales, es una opción válida, pero no deberían estar trabajando en la BBC”.